Días de luto para el rock
28 Ene 16 | Historiando

El fin de año y el inicio de 2016 comenzaron con grandes pérdidas en el rock como Lemmy Kilmister de Motorhead, David Bowie, y hace unos días por maldita desgracia nos dejó “El Muñeco mayor” Lalo Tex. Sin duda figuras no solo por la farándula sino por su cambio en las perspectivas de la cultura que significa el rock. Lemmy y Motorhead de los pocos grupos que resistieron tocar alguna baladita y su inolvidable Ace of spades. Bowie camaleónico con la espectacular Space Oddity y la inolvidable participación con Queen en Under Pressure.

Sin duda la historia de la música y del rock son distintas  a partir de estos personajes que han hecho del rock verdadera cultura.

Y es que en últimas fechas me prestaron el libro “Diario Íntimo de un guacarroquer” de Armando Vega Gil (integrante de Botellita de Jerez. Un libro que podría tomarse como un análisis escatológico, antropológico del rock en México. Un análisis de las venas de una cultura que desde Parménides García Saldaña había quedado en el limbo.

Este libro da un paseo por la muerte, el éxito mediano y los avatares de un oficio que se vuelve épico, entre tocar los primeros acordes en cuerdas de alambre que te cortan los dedos y las aventuras con grupis tercermundistas que no dejan más legado que una ETS. Pero con momentos tan lucidos y tan conmovedores como la muerte de Rockdrigo y su trunco no tener tiempo.

Retrata a un Parménides en deplorables condiciones rogando trabajo en un periódico, que dejaba atrás lo magnifico de Pasto verde y El rey Criollo para mendigar una nota, un escrito, una columna por unos pesos para seguir bebiendo.

Luego el desencuentro con Parmenides el choque nostálgico con el mentor de tiempos de ácidos y viajes desde un escritorio y su muerte lenta y feroz.

El libro de Vega Gil sin proponérselo reinterpreta el rock mexicano, el que ha dado identidad a cada década y que además dejo pasar el fusilarse covers en inglés y cambiarle las letras ñoñas, por la necesidad de regionalizarlo y hacer un rock desfachatado, que vuelve a sus orígenes sociales sin el “showbisnes” pero que además es una denuncia de lo obvio,  pero que nadie dice por no ser políticamente correcto.

Es aquí donde personajes como El Muñeco, uno de los más consistentes y queridos rockeros mexicanos que junto con sus hermanos los Tex Tex dieron identidad al “rock agrario” que no era un corrido, norteño, o son, pero sonaba a eso y a rock. Que a pesar de su enfermedad no dejo de trabajar hasta el último día de su vida no solo con música sino con sus mensajes y su cotorreo, su sonrisa, su calidad humana. El muñeco Lalo tex, la antítesis de los “rock stars” ya está en otro rocanrol pero como sus rolas decían Nos vamos a acordar de ti y bien sabes que te vamos a extrañar.

Copyright © 2011 - 2012- Metropolitano Periódico Digital. www.metropolitanopuebla.com

Sin la previa autorización de Metropolitano Puebla.com, queda expresamente prohibida la publicación, retrasmisión, edición y cualquier uso del los contenidos de este portal.
Contacto y Directorio
Nextel: 71 * 93 98 31 * 1
Móvil: 2227 09 42 90
Local: 430 11 97
metropolitanoticias@gmail.com
www.metropolitanopuebla.com